lunes, 2 de julio de 2012

Cuarto capítulo


Capitulo 4, recién salido del horno. Espero que os guste :3



Al cabo de un rato, Térbin apareció tras una cortina.
-¡Sam, muchacho!- exclamó  el curtidor-.¿ Qué te trae por aquí? ¿Unas botas? ¿Una bolsita de cuero?
-Nada de eso- replicó el muchacho sacudiendo la cabeza-. Vengo a por una vaina.
-¿Una vaina?- repitió Térbin extrañado-. ¿Para qué?
Sam le explicó lo sucedido aquella mañana. Térbin asentía mientras anotaba las medidas de la espada que Sam le recitaba.
-Sam. hijo, si no es indiscreción,¿cuánto dinero tienes?-preguntó el curtidor.
-Trece colines y medio- admitió suspirando-. Había pensado  en coger la más barata y hacer recados y trabajar de aprendiz hasta pagar la deuda...
-Nada de eso-cortó el curtidor-. Mira, vamos a hacer un trato. Te voy a hacer una de las vainas más baratas, que son 17 colines. Si consigues pasar la prueba saldaré deudas con tu madre(el dinero que les llegará será gracias a ti), y si no, lo dejaré estar. El negocio no está tan mal como para arrancarte cuatro colines.
Sam se quedó sin palabras.
-Gracias Térbin. Eres un buen hombre.
-No es nada, chaval. ¿Alguna inscripción?
-Letal- respondió Sam sin pensárselo dos veces.
-Perfecto- Térbin anotó un par de cosas más-. Pásate el jueves a por ella. Será un bonito regalo de cumpleaños.
Sam se lo agradeció y le dio el dinero. Ahora estaba pelado, pero muy feliz. Pronto tendría una espada y una vaina. Se marchó pegando botes y silbando alegremente. Cuando llegó a su casa, cogió un rastrillo y les puso paja a los caballos. Cogió las sobras del día anterior y se las dio a los cerdos. Puso pienso a los perros y alpiste a las gallinas. Barrió el porche y a continuación lo fregó. Cuando ya estuvo todo limpio y ordenado, y los animales estaban con la tripa llena, procedió a prepararse su comida.
Partió en trozos la carne que compró ayer y peló unas patatas y unas zanahorias.
Puso agua a hervir y un hueso de pollo para que el caldo tuviese sabor. Después, puso todos los ingredientes y esperó removiendo. Añadió especias instintivamente y provó el guiso. Modestia aparte, estaba delicioso. Se sirvió una buena ración y puso la tapa sobre la olla para que la comida se mantuviese caliente.
Se bebió el caldo a sorbitos y luego se comió  la carne, las patatas y las zanahorias con lentitud. Cuando estaba lavando el plato oyó a alguien llegar. era su padre, Thomas, al que todos llamaban Tom.

11 comentarios:

Beid dijo...

Mmmmmmm.....Tengo ganas de saber que pasará, y hacme un pequeño favor: HAZLOS UN POCO MAS LARGOS!!!!!!
besos ^^

Shoppo dijo...

Habló doña capítulos cortos!!! xD

Alicia dijo...

me encanta q intriga tengo!!!!!!!

Luba dijo...

¡Hola!
Jaja, me encanta tu nueva historia, esta muy bien :3
Felicidades :)

Shoppo dijo...

gracias alicia :3

Shoppo dijo...

gracias luba jejeje

Beid dijo...

Los mios no son tantos, lo tuyo es que es demasié ¬¬
Ademas, que sepas que ya los hago mas largos, hum! :P

Alix Wow dijo...

Me ha entrado hambre :3
Me encanta! Y hazlos mas largos jo jajaja
Beeesos!

Shoppo dijo...

jajajaja que plastas con lo mismo todas!! xD
Besos

Drewinthesky dijo...

Pobre Sam... como lo entiendo, un momento tienes el monedero o en este caso calcetín lleno de pasta y al segundo siguiente ¡PUFF! se esfumó.

El capítulo está muy bien, aunque yo ya estoy deseando un poco de acción!

Shoppo dijo...

Jajajaj gracias drew